GUIAS DE CIUDAD CON ESCALA DE CRUCEROS (MED. OCCIDENTAL)

MAHÓN  (Descarga guía con planos en pdf) (Versió Català)

Situada al este de la isla de Menorca tiene unos 30.000 habitantes. Lo más destacado es su puerto natural, motivo por el que todas las armadas desearan controlarlo, ya que, como puerto natural, se considera el mejor del Mediterráneo y uno de los mejores del Mundo. 

 

UN POCO DE HISTORIA

Por su puerto natural han entrado muchas civilizaciones. Su posición estratégica en el Mediterráneo, ha motivado ser a lo largo de los siglos un refugio deseado para refugiarse de los vientos, de las olas y del enemigo. Fue bautizada por los fenicios como Maghen  (Concha) hace 3.000 años. Los cartagineses también pasaron por aquí y podría ser que debiera su actual nombre al hermano de Aníbal, Magon, que estuvo en la isla a finales de s. III a. C. Los romanos la denominaron Portus Maganis, y tras ellos llegaron vándalos y bizantinos. Atacada por normandos y musulmanes, en el año 903, es conquistada y anexionada al Califato de Córdoba. El rey Alfonso III la conquistó en 1.287. Barbarroja y sus corsarios la saquearon en 1.535. Felipe II mandó construir el fuerte de San Felipe, en la bocana sur del puerto, siendo una de las más importantes obras de ingeniería militar del momento. En 1708, debido a la Guerra de Sucesión Española y por el Tratado de Utrecht pasó a ser de los británicos durante 70 años, albergando una base naval británica. La presencia británica desarrolló el comercio, y también el contrabando, prosperando la economía de la isla. Todavía se puede apreciar la influencia británica en la arquitectura local.

 

En el s. XVIII pasó por diferentes conquistas y reconquistas, Gobernando Carlos III mandó demoler el castillo de San Felipe con el argumento de que si no existía los ingleses perderían el interés en la isla, pero los británicos desembarcaron en Cala Mesquida y se hicieron de nuevo con el control de la isla sin causar bajas. En el siglo XIX, se levantó en la bocana norte una nueva fortificación, la Fortaleza de la Mola.

 

QUE VER EN MAHÓN

Museo de Menorca: En un convento del s. XVIII, alberga una importante muestra de objetos  prehistóricos.

 

Iglesia de Santa María: Destaca su gran órgano del s. XIX, con 4 teclados y 3.120 tubos.

 

Ayuntamiento: Fachada neoclásica, con un reloj traído por el gobernador británico Richard Kane.

 

Bastión de Sant Roc: S. XIV. Puerta principal de la muralla que rodeaba la ciudad en la Edad Media que fue derribada, ahora solo queda la puerta.

 

Fornàs de Torrelló: Pequeña iglesia del s. VI, en la que destaca un mosaico romano en el suelo.

 

Además encontramos varias plazas y jardines y desde sus miradores se pueden contemplar fantásticas vistas, un ejemplo es la plaza Miranda. Su lugar más emblemático es el puerto, con un pronunciado paseo marítimo que cuenta con multitud de restaurantes, cafeterías y tiendas. Los 5 kms de longitud del puerto permiten realizar excursiones en barco, pudiendo contemplar la ciudad desde el mar y disfrutar de un paisaje que combina naturaleza y edificios, destacando las antiguas fortificaciones o la villa histórica Golden Farm, dominando la bahía y antigua residencia del gobernador inglés Richard Kane.

 

UNA DESTACADA GASTRONOMÍA

Hemos de remontarnos a la Edad Media para comprender la importancia de la cocina en la isla con influencias árabes, catalanas y francesas. Se distingue por ser muy elaborada y sobre todo con muchos pescados y verduras. Entre los platos más relevantes: caldereta o arroz de langosta, perdiz a la menorquina, coques de carne, pescado o verduras, cordero al estilo Mahón, salsa mahonesa, berenjenas rellenas, sopa de oliaigua con tomate, ensaimada, carquiñolis de Mercadal, vino malvasía, Gin Xoriguer (ginebra).

 

COMPRAS

La piel es la principal industria: calzado y complementos, son las abarcas, un tipo de sandalias, pero también encontramos perlas, miel, artesanía del vidrio con multitud de figuras de todos los tamaños, ensaimadas, malvasía, licores manteniendo el proceso tradicional y la ginebra Gin Xoriguer.

 

 

OTROS PUNTOS INTERESANTES EN LA ISLA

Alaior:  tercera ciudad en importancia, unos 7.000 habitantes. Fundada en el s. XIV por Jaime I, pequeñas calles estrechas muy bonitas. De aquí es originario el famoso queso de Mahón.

 

Es Mercadal, A los pies de la montaña Toro, poco más de 3.500 habitantes. Destacan sus fábricas de piel: ropa, complementos, zapatos. Muy cerca hay algunas playas destacadas: Na Macaret, Arenal d'en Castell, Cala Tirant y Cala Pregonda.

 

Fornells: Pueblo de pescadores muy típico y pintoresco, resguardado de la costa e ideal para el windsurf, sobre todo para principiantes. Cerca está la Cueva de Na Polida, con estalactitas.

 

Es Migjorn: Fundado en el s. XVIII por los británicos, es pequeño pero está muy bien conservado.

 

Santo Tomás: Una bonita playa que confía en que la respeten los turistas y la construcción.

 

Son Bou: La playa más larga de Menorca, 3 kms. Situada en el sur de la isla

 

Cap de Penyes: Muy cerca de Son Bou, es un cabo que acogió un asentamiento en el s. V. Se visitan las Cuevas, donde habitaron los primeros habitantes de la zona, cuenta con restos de un pueblo talayótico y restos de una basílica cristiana a los pies de un acantilado.

 

Talatí de Dalt: a 4 km de Ciutadella en dirección a Mahón. Asentamiento talayótico, donde apreciar diferentes restos: una taula (mesa), cuevas naturales y un típico talayot (torre hecha de piedras grandes, con el techado de madera).

 

Ciutadella: En la parte más occidental de la isla, 2ª ciudad por habitantes. Con un pequeño puerto natural, protegido de la Tramuntana. Destacan sus calles, que tienen nombres muy curiosos: Qui no passà (Que no pasó), Ses Voltes (Las arcadas) con inicio en la Plaça de ses Palmeres y que llegan a la Catedral de Ciutadella. Un poco más alejado rumbo al Ayuntamiento encontramos la Plaça des Born, con vistas al puerto y con un obelisco que recuerda el asalto turco de 9 de julio de 1.558 con el almirante otomano Pialí al frente.

 

Las playas

Quizás lo más atractivo de Menorca, con pequeñas calas de arena fina y cuevas escondidas lejos de mirones. Entre las consideradas como más bonitas:

En zona Ciutadella: Arenal de Son Saura, Algaiarens, Cala del Pilar, La Vall, Cala Morell, Cala Blanca, Cala’n Bosch.

En zona Es Mercadal: Ferragut, Cala Tirant, Cala Pregonda, Cala d'Algaiarens, Es Mercadal

En zona Ferreries: Cala Mitjana

En zona Es Migjorn: Playa de Migjorn, Cala Trebaluger

 

COMO MOVERSE

El transporte público es el autobús y el taxi. Los autobuses nos pueden desplazar entre poblaciones. Para disfrutar de la isla debemos tomar un taxi o lo más apropiado es alquilar un coche o una moto. Especialmente en los meses de verano el alquiler de coche es complicado, dado que el parque de coches de alquiler no es muy grande. por lo que es recomendable tenerlo reservado previamente.

 

MAHON A PIE

El paso de tantas civilizaciones ha convertido a Mahón en una amalgama de culturas. Ciudad abierta y cosmopolita, sus habitantes rebosan hospitalidad y la ciudad combina perfectamente tradición y modernidad.

 

Sus calles son reflejo del importante legado cultural de las diferentes civilizaciones que han pasado por ella. En su casco antiguo reconoceremos el estilo colonial del siglo XVIII, en el Ayuntamiento,  neoclásico con algo de barroco y en el rojo de la fachada del Principal de Guardia, que acogió al cuerpo de guardia inglesa.

 

Destacan edificios religiosos como Sant Francesc, El Carme o Santa Maria, que cuenta con un órgano monumental de principios del s. XIX, utilizado para conciertos de música clásica. El Teatro Principal, de los más antiguos teatros de ópera de España, es una muestra de la estima de los mahoneses por el arte y la cultura al igual que el Ateneo Científico y Literario, referencia de la Ilustración del siglo XIX. No podemos olvidar el Museo de Menorca, antiguo convento franciscano de estilo barroco que nos permitirá descubrir la realidad cultural de la isla. Las empinadas calles del centro de Mahón, guardan edificios modernistas, como la casa Mir, y casas señoriales, especialmente en la calle Isabel II.

 

Vale la pena visitar el Mercado del Pescado, edificado sobre un antiguo baluarte del s. XVIII, convertido en lonja, o el Claustre del Carme donde se ubica un mercado de productos típicos artesanales.

 

Y no podemos olvidar acercarnos a los miradores del paseo marítimo, como Plaza Miranda, para contemplar el puerto en todo su esplendor, o tomar uno de los barcos que recorren el puerto para tener otra visión de la ciudad y la bahía, descubriendo, además del paisaje, islotes y edificaciones. como la antigua residencia del gobernador británico, Golden Farm, que dicen que fue testigo del romance entre Lord Nelson y Lady Hamilton en la época británica de la isla.

 

Y para acabar, que mejor que recorrer las tiendas en busca de algún recuerdo y sentarse en una terraza para disfrutar de la tranquilidad.

 

VISITA POR LIBRE

Los barcos suelen atracar en el Moll de Ponent, tocando a la ciudad, así que lo tenemos muy fácil. Una vez en tierra encontramos una caseta de  información turística, donde nos aconsejarán que hacer de acuerdo con nuestros intereses. También informan sobre algunas visitas a pie con guía que son gratuitas si llegamos en época de verano. Si pensamos ir a nuestro aire y alquilar un coche para ir hasta Ciutadella, una playa o recorrer la isla, es recomendable tenerlo reservado, ya que como hemos comentado antes no es tarea fácil conseguirlo en plena temporada. Hay que considerar que a pesar de que la isla no tiene más de 50 kms. de punta a punta, el tráfico es muy lento y puede costarnos hasta una hora realizar ese trayecto en cada sentido. Si la escala es corta, quedarse y disfrutar de Mahón es una buena elección.