GUIAS DE CIUDAD CON ESCALA DE CRUCEROS (MED. OCCIDENTAL)

 

NÁPOLES  (Descarga guia con planos en pdf)  (Versió català) (adquiere el billete del bus turístico)

Ciudad más poblada del sur de Italia, con cerca de un millón de habitantes y capital de la región de Campania. Entre el Vesubio y los Campos Flegreos. Por su gran riqueza histórica, artística, cultural y gastronómica, su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Encontramos vestigios de griegos, romanos, normandos y españoles, con los que fue sede del reino borbónico de las Dos Sicilias. Ya en el siglo XX, durante el fascismo y más tarde en la reconstrucción tras la II Guerra Mundial se edificó la mayor parte de su periferia. Lo que fue una ciudad hermosa, llena de palacios y lujo, y que vio nacer la pizza y bonitas canciones napolitanas, se ha convertido en una de las ciudades con peor imagen del sur de Italia. Hay quien la sigue considerando la ciudad más bella del mundo pero otros creen que és caótica y ruidosa. Hay que verla con algo más que la vista para descubrir una ciudad al margen del ruido, el deterioro de edificios y una limpieza que puede mejorar.

 

UN POCO DE HISTORIA

A comienzos del s. VIII a. C los griegos fundaron la ciudad de Cumas, que podría ser la primera colonia griega de Occidente. Un siglo más tarde fundaron la ciudad de Parténope, nombre que en la mitología griega correspondía a la menor de las tres sirenas que intentaron seducir a Ulises desde las rocas de Capri, Ulises sobrevivió atándose al palo mayor y la sirena, desesperada, se ahogó de pena. Los colonos griegos se instalaron en lo que denominaron la ciudad nueva. Los romanos utilizaron la ciudad como puerto, y para el veraneo de los patricios. En el 536 fue conquistada por los bizantinos que permanecieron hasta la mitad del s. XII, pasando a formar parte del reino normando y más tarde del suevo.

 

En 1.266 pasó a manos de los angevinos y tuvo un importante desarrollo artístico. En 1.435 llegan los aragoneses, que asentó el dominio español hasta 1.707. El s. XVI fue muy próspero para la ciudad ya que los virreyes españoles, gobernadores de los reyes Fernando de Aragón, Carlos I y posteriormente Felipe II, pusieron orden entre la nobleza local.

 

También hubo largas épocas de crisis: más de medio millón de muertos por la epidemia de peste de 1.656, y la defensa ante los franceses, que querían controlar la zona. En el s. XIX fue conquistada por Napoleón volviendo a manos de los Borbones tras su desaparición, y en 1.860 pasó al reino de Italia de la mano de Garibaldi.

 

En el s. XX, el momento crucial fue su liberación en 1.943. Tras la II Guerra Mundial se transforma en una gran aglomeración que traspasa ampliamente su antiguo perímetro histórico. El terremoto del 23 de noviembre de 1980 tuvo como consecuencia grandes cambios en la ciudad.

 

QUE VER

Los principales monumentos de Nápoles son: Palacio Real, Castel Nuovo, Galería Umberto I, Duomo y Plaza del Gesú. Los museos destacados: el Arqueológico Nacional, con una importante colección de arte greco-romano y la Galería de Capodimonte, de pintura.

 

PALACIO REAL : Iniciada su construcción en el 1.603 por el Conde de Lemos, virrey de Nápoles, ante una posible visita del rey Felipe III de España, que no llegó a producirse. Después de muchos cambios no fue terminado hasta mitad del s. XIX. Desde el principio se convirtió en el centro de la vida política y social de la ciudad. En 1.734 la corte se instala en Nápoles, lo que propicia la restauración del Palacio, muy mal conservado, acercándolo cada vez más al estilo barroco. Cuenta con un importante Museo; el Teatro de Corte y la Biblioteca Nacional. Fuera, en la Plaza del Plebiscito están las estatuas ecuestres de Carlos III y Fernando I y la Iglesia de San Francisco de Paula, construïda imitando el Panteón de Roma.


CASTEL NUOVO : Se trata del Castillo Maschio Angioino, construido entre 1.279 y 1.282 por Carlos I de Anjou. En él se alojaron personajes de las letras y las artes, como Petrarca o Boccaccio cuando mandaba Roberto de Anjou, que actuo como mecenas. No quedan restos de la primera construcción ya que fue reedificado bajo el reinado de Alfonso V el Magnánimo, con plano del arquitecto catalán Sagrera. En el exterior sobresale el portal de entrada, formado por un Arco de Triunfo de mármol, en honor de la entrada de Alfonso I de Aragón en la ciudad. Desde el patio interior podemos ver la Sala de los Barones, la Capilla Palatina y el aposento de los Virreyes.

 

GALERIA UMBERTO I : Data de 1.887 a imagen de la Galería Vittorio Emanuele en Milán. Tras la II Guerra Mundial fue reconstruïda la cubierta de cristal y los mosaicos del suelo.

 
DUOMO :
Se inició en el s. XIII, y ha sido reconstruido en varias ocasiones, lo que ha provocado reunir diversos estilos arquitectónicos: la fachada es neogótica italiana del s. XIX, sus puertas son góticas y su sala principal barroca. En su interior encontramos obras de Luca Giordano y Domenico Fontana. Destaca la Capilla de San Gennaro del s. XVII construida en tiempos de la epidemia de peste que causó centenares de miles de muertos. Guarda el tesoro de San Gennaro, formado por donaciones de ricos devotos, como la mitra de plata y piedras preciosas donada por Matteo Treglia. También contiene cápsulas con la sangre del santo. Cada 19 de septiembre, coincidiendo con aniversario de su muerte, la sangre se licua, este milagro es todo un acontecimiento y convoca miles de fieles cada año. En su subsuelo se realizan excavaciones arqueológicas que han descubierto muchos restos desde los griegos hasta la alta Edad Media.


PLAZA DEL GESÚ :
En el centro vemos el Pináculo della Inmaculata, barroco del s.XVIII, y a su alrededor edificios relevantes: Iglesia del Gesú Nuovo, de los s. XVI y XVII, destaca su decoración interior con márrnol; Iglesia de Santa Clara, del s. XIV. gótico provenzal, destruida durante la II Guerra  Mundia y acceso al Claustro de las Clarisas del s. XIV y reconstruido en el XVIII.

 

MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL : Una visita imprescindible para amantes de la cultura, por ser uno de los mejores del mundo en su especialidad. Las primeras obras fueron piezas de mármol que Carlos de Borbón heredó de su madre. Fue creciendo con piezas arquitectónicas romanas procedentes de Pompeya y Herculano. Hoy en día podemos apreciar gran cantidad de mármoles, mosaicos y objetos de la época romana y algunas de las momias  mejor conservadas del mundo. Contiene colecciones particulares de la familia Borgia y la Farnesiana.

 

TEATRO SAN CARLO: De los mayores teatros líricos de Italia y de los más famosos del mundo, entre los que es el más antiguo en activo. Carlos III mandó construirlo en 1.737. Ha servido de modelo para otros teatros en el continente. Restaurado en 1.816 tras un importante incendio. Han dirigido en él entre otros Gioacchino Rossini o Gaetano Donizetti.

 

SUS CALLES : destacamos como más importantes en el centro de la ciudad, la Via Toledo, antes Via Roma, en honor del Virrey Pedro de Toledo que la construyó en 1.536. Es muy comercial y encontraremos tiendas de los diseñadores más importantes. También cuenta con gran cantidad de palacios, como el Banco de Nápoles, el Palacio Doria d'Angri, el Colonna di Stigliano, la iglesia de Spirito Santo, uno de los accesos a la Galleria Umberto I, la Piazza Trieste e Trento y la Iglesia San Fernando. A partir de la Piazza Dante conserva su antiguo nombre, Via Roma.

 

Spaccanapoli es como se denomina la calle que divide el centro histórico en dos. Esta amplia vía está formada por la Via Pasquale Scura y la Via Benedetto Croce que va de la Piazza del Gesù Nuovo a la Piazza San Domenico. En italiano Spaccare  quiere decir partir, una zona muy típica conocida también por los muchos robos a turistas, así que hay que vigilar.


NÁPOLES SUBTERRÁNEA :
lo forman un complejo de catacumbas y galerías bajo la ciudad. En ellas se refugiaban los perseguidos en la época romana. Entre ellos San Gennaro, perseguido por predicar el catolicismo en una Italia pagana. Fueron utilizadas como refugio en la II Guerra Mundial. Aunque hay tramos bloqueados son accesibles desde la plaza San Gaetano y desde la Via Santa Ana di Palazzo.


CASTEL SAN’T ELMO :
Situado en lo alto de la colina de San Erasmo desde 1.275, mandado construir por Carlos I de Anjou. Carlos V ordenó su reconstrucción entre 1.538 y 1.546 pasando la forma de su base de cuadrada a estrellada. En él se libró la última y desesperada batalla de la República Napolitana contra la ocupación borbónica. Acoje la Biblioteca de Arte Molaioli y una videoteca con información de todos los monumentos de la ciudad, además se celebran exposiciones. En el complejo encontramos también la Iglesia del s. XVI de Sant'Elmo y la Capilla de Santa María del Pilar del s. XVII. Por su situación ofrece unas panorámicas espectaculares.

 

IGLESIAS DE NAPOLES : Una vista aérea de la ciudad nos descubre gran cantidad de cúpulas y cruces que significan otras tantas iglesias. En el s. XVIII fue conocida como la ciudad de las 500 cúpulas pero los terremotos, incendios y los cerca de 200 bombardeos en la II Guerra Mundial, hicieron desaparecer más de 50 de ellas. A pesar de ello continúa siendo la ciudad del mundo con más iglesias, sobrepasando las 400.

BASILICA DE S. DOMENICO MAGGIORE : construida entre 1.283 y 1.324 por Carlos II de Anjou,  restaurada tras grandes desastres, barroca en el s. XVII, y neogótica en el s. XIX. Conserva una antigua tabla de Santo Tomás de Aquino sobre Teología.

GIOVANNI A CARBONARA : Una de las más importantes de la ciudad, construida entre los s. XIV y XV y reestructurada en el XVIII. Destacan algunas obras del XV en su interior: Monumento del Rey Ladislao, Sepulcro de Giovanni Caracciolo y Monumento a los Miroballos 

S.LORENZO MAGGIORE : Mandada construir por Carlos I de Sicilia y Nápoles en el s. XIII. Guarda las tumbas de Caterina de Austria, Carlo y Giovanna di Durazzo y Roberto de Artois. Aquí se enamoró Giovanni Boccaccio de Fiammetta, y Petrarca pasó la noche del 4 de noviembre de 1.343 rezando a causa de la predicción de un ermitaño sobre una desastrosa tormenta.

Otras iglesias importantes son: el Monasterio de Santa Chiara, en el centro histórico, construido entre 1.310 y 1.340 por Roberto de Anjou. Inicialmente gótica recibió retoques barrocos en el s. XVII. En 1.943 quedó muy dañada por los bombardeos aliados, y fue restaurada con su gótico original. Contiene la tumba del rey Roberto de Anjou, María Cristina de Saboya y Salvo D'Acquisto, héroe nacional.

 

El Puerto: gratificante para los cruceristas, al estar situado tocando al centro de la ciudad y resulta sencillo visitar lo más interesante. En la Terminal se agolpan los taxistas que se ofrecen para llevarles a Pompeya, a la izquierda los barcos que van a Capri, la estación de  tren a unos 500m, En la primera avenida que encontramos la parada del autobús turístico y justo enfrente algunos de los principales puntos de interés. Pocas ciudades ofrecen tanto solo descender del barco.

 

La Camorra : nombre dado a la mafia napolitana, aparece allá por el s. XIV. Se cree que pudiera aparecer por la falta de interés de los borbones en crear un estado, siendo los caciques locales y matones los que se encargaban de la administración de justicia y la seguridad interna. Una de las diferencias con la Mafia es que no había un clara jerarquía en lo más alto, que provocaba enfrentamientos entre los más de 200 clanes que pueden existir en la región, Campania. Sus componentes reciben el nombre de camorristi, se dedicaron al contrabando, chantaje o pizzo, soborno, robo y asesinato. Saquearon y aterrorizaron al país durante muchos años. Fueron evolucionando y se hicieron visibles hacia 1.830. La Camorra prosperó al amparo de los desórdenes con motivo de la lucha por la unificación italiana. Se alió con el nacionalista Giuseppe Garibaldi contribuyendo a la expulsión de los borbones. Con la unificación del país en 1.870 se intentó reconvertirlos en cuerpo de policía.

 

Continuaron sembrando el temor y casi gobernando la ciudad a principios del s. XX. Perdieron fuerza al ser acusados de asesinato y llevados ante la justicia en 1.911. Fue eliminada por Mussolini en 1.922, pero hubo bandas criminales que siguieron existiendo, pero desde 1.984, las confesiones de jefes camorristas arrepentidos han provocado el desmantelamiento de parte de la infraestructura que se había vuelto a crear en los años 60. Al Capone se considera su extensión en Estados Unidos, pero no tenía relación directa con ella, además la camorra no tiene estructura piramidal y no respeta jerarquías entre las familias. Se dedican al tráfico de drogas, prostitución, extorsión, etc.

 

EXCURSIONES

Varias son las localidades cercanas que merecen una visita: Caserta, la isla de Ischia o la costa amalfitana, de camino a Sorrento, pero sin duda las más relevantes son:

Isla de Capri, la isla más famosa de Nápoles.

Pompeya, a 20 Kms. es uno perfecto ejemplo de una ciudad romana, junto con su vecina Herculano.

Volcán Vesubio, único volcán de la Europa continental que sigue activo.

 

ISLA DE CAPRI

Situada en el sur del golfo de Nápoles, frente a la península sorrentina. Famosa por su belleza y lugar de vacaciones desde los romanos. Su perímetro de unos 17 kms encierran una superficie de poco más de 10 km². Su punto más alto es el Monte Solaro con 589 metros. Los puntos más destacados aparecen en las postales: la Marina Piccola, el Belvedere de Tragara, los macizos calizos o Faraglioni, Anacapri, la Gruta Azul y ruinas de villas romanas. Sus dos municipios son Capri, la principal población y Anacapri. Tiene dos puertos tocándose, Marina Piccola y Marina Grande, que es el puerto principal de la isla. Anacapri está a gran altura en las colinas al oeste de la capital. Capri es un destino turístico mundial. En los años 50, fue predilecto de la jet set internacional. Brigitte Bardot, María Callas, Ava Gadner, Jacqueline Kennedy o Grace Kelly son algunas de las celebridades que la escogieron para su veraneo. La piazzetta central de Capri, combina su sencilla arquitectura con tiendas lujosas, restaurantes caros, y paparazzi a la caza de exclusivas. En verano hay muchos turistas, la mayoría por unas pocas horas.

 

Como llegar

Podemos hacerlo en trasbordador, unos 80 minutos, o en hidroplano, unos 40 minutos, desde Nápoles o Sorrento. Desde Nápoles la salida es desde el Muelle Beverello, al lado de la Terminal de cruceros, hay varias compañías de hidroplanos y transbordadores o desde el puerto de Mergellina, cerca de la estación del tren, solo hidroplanos. Los horarios cambian bastante, por lo que hay que consultar. Una vez en Capri la llegada es el puerto de Marina Grande, desde aquí llegamos a la ciudad de Capri en funicular p en pequeños autobuses de 8 personas sentadas y hasta 10 de pie. Desde Capri a Anacapri hay autobús por una carretera espectacular.

 

Historia de Capri

Según estudios geológicos y hallazgos arqueológicos estuvo unida a la península. Habitada desde el neolítico y la Edad del Bronce. En su Eneida, Virgilio indica que había sido poblada por los griegos jónicos de Telebos. Asentamiento griego desde el s. VII a. C. Tácito relata que había doce villas imperiales en Capri. Fue frecuentada como isla preferida por Octavio Augusto. También su sucesor, Tiberio, construyó varias villas en la isla, destacando Villa Jovis, una de las mejor conservadas de Italia. En el año 27, Tiberio se trasladó a Capri, gobernando el Imperio desde ella hasta su muerte en el 37. Con la caída del imperio Romano, estuvo abandonada por mucho tiempo y tras el final del Imperio Romano de Oriente, volvió a depender de Nápoles, y padeció las embestidas de los piratas. En el 866 Luis II la cedió a Amalfi. En el 987 el Papa Juan XV consagra el primer obispo de Capri y enseguida se convierte en sede de una guarnición y se construye una prisión. Los piratas fueron muy relevantes durante el reinado de Carlos I de España: los conocidos Barbarroja y Turgut Reis la saquearon en 1.535 y 1.553,. En enero de 1.806, las tropas francesas ocuparon la isla que fueron expulsados por los británicos 4 meses más tarde. Capri se convirtió en una poderosa base naval que causó graves daños a los sitios arqueológicos. Joachim Murat la reconquistó en 1.808, y los franceses permanecieron hasta el final de Napoleón siendo devuelta a la casa de Borbón. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, Capri se convirtió en un centro vacacional popular para artistas europeos, escritores y otras celebridades. John Singer Sargent y Frank Hyde están entre los artistas ilustres que se quedaron en la isla en torno a finales de la década de 1.870.

 

Lugares de Interés

ARCO NATURAL, GRUTA DE MATERMANIA, PIZZOLUNGO Y TRAGARA : Para ver las panorámicas más bellas de la isla junto con el espectáculo natural de los Faraglioni. Se aconseja empezar por el Arco Naturale. Acceso por la escalera al lado del restaurante Le Grottelle, a continuación la Gruta de Matromania y seguimos caminando bordeando la escarpada costa llegamos al Belvedere di Tragara y la calle Camerelle que nos lleva a una pequeña plaza. Recomendable zapatos deportivos para este paseo de unas 2 horas.

 

VILLA JOVIS - MONTE TIBERIO : Creada como fortaleza tenía cisternas para recoger el agua de lluvia, que era usada como agua potable y para las termas. Está unida con el faro y cercano hay un pilar y un arco que medía 25 metros y era usado para señalización con otros faros y como observatorio astronómico. Un terremoto lo derribó y Domiciano mandó reconstruirlo. Lo que ahora se ve en Villa Jovis corresponde a las excavaciones de los s. XIX y XX. Han desaparecido muchas piezas y otras podemos verlas en el Museo Arqueológico de Nápoles, en la Iglesia de S.Stefano de Capri y en la Iglesia del SS. Salvatore.

 

LA GROTTA AZZURRA : Es una cueva fruto de la erosión de unos 60 metros de larga y casi 25 de ancha. El acceso es en pequeños botes de remos que encontramos en el exterior de la gruta, se paga billete y para entrar hay que tumbarse en el bote porque la entrada es muy estrecha y si el mar está movido se suspenden las visitas. Hay otra entrada mayor, pero está completamente sumergida y es la que provoca la coloración azul de las aguas en su interior por la reflexión de la luz del sol y que da nombre a la gruta. Cuando estamos dentro es todo un espectáculo por la transparencia y el azul del agua que parece más que estemos en el aire que en agua. Ya era conocida por los romanos, de los que hay estatuas en su fondo. Fue abandonada por la creencia de los pescadores que habitaban espíritus malvados y redescubierta el 18 de abril de 1.826 siendo visitada por miles de turistas de todo el mundo. El acceso se hace con barcas a motor desde Marina Grande desde las 9 hasta una hora antes del atardecer para pasar luego a las barcas pequeñas. Desde Anacapri podemos llegar tras unos 50 minutos de paseo por la Via Grotta Azzurra, en taxi 10 minutos desde Piazza Vittoria, o con autobús unos 15 minutos, salen de la terminal de Viale De Tommaso.

 

MONTE SOLARO – CETRELLA : El punto más alto de la isla, con 589 metros sobre el nivel del mar. Accesible a pie desde Anacapri en aproximadamente una hora por una pequeña calle desde la Avenida Axel Munthe o en 12 minutos de telesilla que se toma cerca de la Plaza Vittoria y te lleva muy rápido a la cima disfrutando de una fantàstica vista aérea de Anacapri y el golfo de Nápoles. En la cima hay varias terrazas con bar y los restos del Fortín de Bruto. Aconsejable bajar a pie por su belleza, es un trayecto sencillo que permite una visita a Cetrella para disfrutar de la visita de la iglesia de S. Maria da Piazza Vittoria.

 

LA TORRE DI DAMECUTA : Fue construida en el s. XII al oeste de la villa imperial, coincidiendo con las invasiones de los corsarios sarracenos. Está a 151 metros de altura y fue usada como fuerte por los ingleses en la guerra contra los franceses. Encontramos una inscripción sepulcral en griego, columnas de mármol verde, aunque muchas piezas fueron saqueadas.

 

El lugar más famoso de Capri es su Piazzetta, punto de encuentro de la vida cotidiana y turística de la isla con muchos cafés, restaurantes, tiendas y con la iglesia de San Stefano, y no podemos olvidar las calles del casco antiguo que al no permitir el tráfico rodado se convierten en un paseo encantador.

 

POMPEYA

Fue una ciudad de la Antigua Roma situada junto a Herculano en la región de Campania, próxima a Nápoles, enterradas ambas por la gran erupción del Vesubio el 24 de agosto del año 79 d. C. La nueva ciudad tiene algo más de 25.000 habitantes y pertenece a la Provincia de Nápoles.

 

Un poco de historia

Fundada en el S. VII a. C. en una colina próxima a la desembocadura del río Sarno por los Oscos, italianos de la zona central, anteriormente usada por griegos y fenicios como puerto seguro. Se alió con los griegos frente a los etruscos. Los Samnitas la conquistaron en el s. V a. C, ampliando la ciudad e imponiendo su arquitectura. En el año 80 a. C. Pompeya tuvo que rendirse ante Roma y pasó a denominarse Colonia Cornelio Veneria Pompeianorum. Se convirtió en punto vital en el paso de mercancías que llegaban por mar hacia Roma o hacia el sur de Italia a través de la Via Appia. En el año 62 un terremoto causó graves daños, siendo reconstruïda pero la erupción del 24 de agosto del año 79, la dejó sepultada por la lava y ceniza.

 

Excavaciones arqueológicas

Tanto Herculano como Pompeya fueron cubiertas por gruesas capas de ceniza. Aunque en 1.550 se diría que hubo la primera excavación mientras intentaban desviar el curso del río Sarno, la primera fue redescubierta en 1.738, y 10 años después Pompeya. En las primeras excavaciones fue determinante el Rey Carlos VII de Nápoles más conocido como Carlos III de España. Desde entonces han ido saliendo a la luz gran cantidad de edificios casi intactos, mosaicos, pinturas murales. Hasta esa fecha se creyó que habían desaparecido para siempre. El foro, los baños, muchas casas y algunas villas han ido apareciendo muy bien conservados. Muy cerca se encontró el Gran Hotel Murecino, un hotel de 1000 m². Pompeya es la única ciudad antigua de la que se aprecia con exactitud su estructura topogràfica original. La irregularidad del terreno hizo que no tuviera una distribución regular, pero el trazado de las calles era recto y cuadriculado, al estilo de las ciudades romanas. Las calles tenían casas y comercios a ambos lados y estaban pavimentadas con piedras poligonales. Con las excavaciones se fueron encontrando huecos en la ceniza que se correspondían con lo que fueron personas o animales. Giuseppe Fiorelli, un arquitecto italiano, sugirió en 1.860 rellenarlos con yeso, y así obtener figuras que mostraban con gran exactitud el último instante la vida de los habitantes que no pudieron escapar a la erupción. Con todo ello Pompeya es un reflejo excepcional de la vida cotidiana romana en el siglo I.

  

Pompeya es ahora un popular destino turístico, incluida en el Parque Nacional del Vesubio, junto a Herculano y Torre Annunziata fueron declaradas en 1.997 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El visitante puede acceder a menos de un tercio de su superficie real a la espera de más excavaciones, pero a pesar de ello, las zonas visitables son amplias y serían necesarios varios días para una visita en profundidad.

 

A destacar:

La Puerta Marina : Entrada principal a las excavaciones. Su nombre original fue Puerta Neptuno. Cuenta con dos aberturas cubiertas por una bóveda de piedra, una para peatones y otra más amplia para animales y cabalgaduras. No fue una entrada importante por el fuerte desnivel que dificultaba la entrada de carruajes.


El Foro :
Era el centro cívico y de la vida comercial de la ciudad. Amplio espacio rectangular flanqueado en tres de sus lados por una columnata y en el otro estaba el Templo de Júpiter, varios edificios públicos estaban a su alrededor. El acceso era a través de una gran puerta de bronce y no era accesible a carruajes. En él los vendedores ponían a disposición del público sus productos en mesas, solían situarse junto a las columnas, trasladándose a la parte cubierta en caso de lluvia. Se colgaban tablillas con noticias importantes, fechas de espectáculos, el resultado de las últimas elecciones, pero también había quien colgaba sus quejas o promocionaba su establecimiento. Un ejemplo real:  "Macerior ruega al edil que prohíba a la gente hacer ruido en la calle y moleste a las personas decentes que están durmiendo".

 

La Basílica : Sede de la administración de justicia, y junto con el Foro era el edificio más importante de la ciudad. Sus cinco puertas se abrían hacia el Foro, en su interior tres naves. Se calcula que data del 120 a. C.


El Templo de Apolo :
Situado frente a la Basílica es el edificio religioso más importante de la ciudad. El culto a Apolo fue importado de Grecia y era muy habitual en la zona. Construido en el s. VI a. C., remodelado en el s. II a. C. y restaurado tras el terremoto del 62 d. C., no finalizada la restauración cuando ocurrió la erupción del 79. Además de Apolo, que tenía una estatua disparando una flecha también debieron ser venerados Diana cazadora y Mercurio.

 

El Templo de Júpiter : Cierra la plaza del Foro por el norte. A partir del año 80 a. C. también fueron veneradas Juno y Minerva. Construido en el s. II a. C., resultó muy dañado por el terremoto del año 62 d. C. y también estaba en plena restauración en el momento de la erupción del Vesubio.

 

El Mercado, el Templo de los Lares y el Templo de Vespasiano : El Macellum era un espacio cubierto que albergaba un gran mercado con una fuente de agua en el centro utilizada para lavar el pescado. Construido en la época del Imperio, a su lado se encontraba el Templo de los Lares Públicos, una construcción espaciosa dedicado a las divinidades tutelares de la ciudad y a continuación el Templo de Vespasiano, con un altar de mármol esculpido que representa la escena de un sacrificio

 

El edificio de Eumaquia : Ocupado por el gremio de tintoreros y lavanderos, debe su nombre a la sacerdotisa Eumaquia y fue dedicado a la Concordia y a la Piedad Augusta, así como a Livia, esposa de Augusto, como podemos ver en una inscripción en el arquitrabe del pórtico. También resultó muy dañado con el terremoto del año 62, y la restauración era poca todavía durante la erupción del Vesubio. En su patio se encontró la estatua de Eumaquia, hoy en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.


El Lupanar :
Lupa en latín significa loba, nombre dado a las prostitutas, el Lupanar fue el burdel más importante de los encontrados en Pompeya, y el único edificado con ese fin. Las prostitutas eran esclavas griegas u orientales, podían costar entre 2 y 8 ases, cuando un vaso de vino costaba 1. La recaudación era para el dueño del burdel. Es edificio pequeño de 2 plantas situado en una esquina de calles secundarias, en la planta baja se atendía a esclavos o las clases más pobres; disponía de un pasillo y 5 habitaciones con cama, con pinturas en las paredes que mostraban distintas posiciones eróticas. Una entrada independiente era el acceso al piso superior, que también tenía un balcón al que daban las distintas habitaciones, más grandes y mejor decoradas que las de la planta baja. Era reservado a una clientela de más alta alcurnia. Es de los últimos edificios construidos en la ciudad. Los motivos eróticos empiezan en su entrada principal, mostrando a Príapo con dos penes en sus manos.


El Foro Triangular
Área sagrada de forma triangular en una pequeña colina que ofrece una  panorámica de la costa. El acceso está en el vértice norte del triángulo por un elegante pórtico entre 6 columnas jónicas. Antes de llegar al pórtico está la base en la que se colocaba una estatua en honor de M. Claudio Marcello, nieto de Augusto. Fue edificado por encontrarse en este lugar un templo del s. VI a. C. dedicado a Hércules, considerado por los pompeyanos fundador de su ciudad, que también sirvió de culto a Minerva.


El Teatro Grande :
Tocando al Foro Triangular, construido en la primera mitad del s. II a. C., al estilo griego y helenístico, aprovecharon la pendiente natural de una colina, fue restaurado y ampliado en la época romana. Tenía un gran pórtico cuadrangular bien conservado que servía de entretenimiento para los espectadores antes del espectáculo y durante los intermedios. El escenario contaba con 3 puertas clásicas. Los espectadores se situaban en las grades de mármol divididas en 3 niveles. Tras el terremoto del año 62, el pórtico fue transformado en cuartel de gladiadores.

 

Las Termas Stabianas : Las encontramos en la vía del mismo nombre tras el cruce con la Via dell'Abbondanza. Eran las más antiguas de la ciudad, s. IV a. C. Se dejan ver muestras de sucesivas  restauraciones, la última tras el terremoto del año 62. Tenía una sección masculina y otra femenina. Tenía un complejo sistema de calefacción que hacía circular el aire caliente bajo el piso y entre las paredes. Las 2 secciones disponían de una sala de vestir, una sala con piscina de agua fría, una sala templada y una sala muy calefaccionada, con una bañera para agua caliente y una fuente para abluciones con agua tibia. También había otros ambientes, anexos al gimnasio y una gran piscina para nadar al aire libre.

 

Las Termas Centrales : Fueron ampliadas tras el terremoto del año 62 y no acabadas en el 79. Solo para hombres, no tenían frigidarium, pero tenían algo que no se encuentra en otras termas, un ambiente para baños de vapor con aire caliente y seco. Por su luminosidad y amplitud, su gran gimnasio y la excelente calidad de su construcción, se parece mucho a las termas de grandes ciudades como Roma.

 

La Casa del Fauno : Es una de las construcciones más lujosas de la ciudad. Con origen en la época samnítica, amplia pero modesta, a fines del s. II a. C. pasa a ocupar una manzana entera y se decora con estuco y mosaicos. Antes de la entrada encontramos el saludo HAVE, Bienvenido en latín. La entrada es por una puerta doble y el vestíbulo cuenta con dos atrios, el principal muestra una pequeña fuente con una pequeña estatua de un fauno danzante que da nombre a la casa, es una copia pudiendo ver el original en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles. Se cree que era residencia de P. Sila, sobrino del dictador Sila, nombrado para organizar la colonia romana y de poner de acuerdo los intereses de los colonos con los de los antiguos habitantes. En ella se encontró un mosaico representando una de las más grandes y bellas escenas: la Batalla de Issos, entre Alejandro Magno y Darío III Codomano, que podemos ver en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles.

 

Las Termas del Foro : Interesantes por su delicada decoración y lo bien conservado que está el calidarium y del tepidarium de la sección masculina. Dos pasillos en la zona de hombres permiten el paso al apodypterium para acceder al frigidarium, con una bañera circular en el centro para los baños fríos; el tepidarium está decorado con estuco de la mitad del s. I a. C. Conserva un gran brasero utilizado para calentar el ambiente, donación de Marcus Nigidius Vaccula. Desde el tepidarium accedemos directamente a los baños cálidos, el calidarium, calefactado con aire caliente que circulaba por el interior de las paredes dobles. Aquí había dos bañeras: el alveus, rectangular, para baños calientes, y el labrum, con agua fría.


La Casa del Poeta Trágico :
Llamada así por un mosaico representando un  instructor de actores de teatro que podremos ver en el Museo Antropológico Nacional de Nápoles, y es famosa por sus frescos de temas heroicos y míticos que muestran entre otros el sacrificio de Ifigenia. Sus dimensiones son modestas pero su decoración es destacada, podría ser un ejemplo de casa de clase media que adquirió riqueza en la última época de la ciudad. A ambos lados de la puerta había dos mostradores, lo que indica que era también tienda, y en el suelo se leía Cave Canem, Cuidado con el perro, junto a la imagen de un perro sujeto por una cadena. Hay más frescos y mosaicos en la casa, imágenes de Admeto y Alcestis, Venus, Ariadna, Teseo y Narciso.

 

La Villa de los Misterios : Uno de los edificios suburbanos, a unos 200 metros de la Puerta de Herculano, fuera de los límites de la ciudad. Es una construcción con una disposición armoniosa y particular de sus espacios y una destacada colección de pinturas. Datada en la primera mitad del s. II a. C. y muchas veces remodelada y ampliada. Sus cuatro lados están circundados por una terraza panorámica. Tras el terremoto del año 62 cambió de propietarios y de uso, pasando de vivienda señorial a establecimiento agrícola lo que se corresponde con una vivienda lujosa unida a una explotación agrícola y ganadera. Se integra en el paisaje por sus grandes pórticos y galerías que conducen a jardines colgantes. No sigue los patrones de las casas de la ciudad, ya que aunque sus paredes están decoradas con pinturas, llaman la atención unos grandes frescos que parecen representar la iniciación de las esposas a los Misterios Dionisíacos. En la sala denominada de la Gran Pintura, hay una serie de frescos del s. I a. C., que podrían representar los pasos de un ritual que no era del agrado de Roma, pero que no consiguió limitar. Las imágenes muestran con claridad: un niño leyendo el ritual vigilado por una matrona, una joven con una bandeja con ofrendas, un grupo de mujeres en una celebración sacramental, un sileno tocando la lira mientras una jovencita ofrece su pecho a una cabra, otro viejo sileno ofrece bebida a un pequeño sátiro al tiempo que otro más joven le entrega una máscara teatral, y muchas más. En otras se ven representadas las bodas de Dionisio y Ariadna.

 

Que se puede visitar : son visitables 15 hectáreas y a pesar de los muchos puntos de interés solo el caminar por sus calles y pensar que estamos 2.000 años atrás, imaginando los comercios, intentando leer los grafittis, cruzando los pasos elevados en los cruces de calles, admirando frescos y mosaicos, jardines, eso será una experiencia sin duda inolvidable. Si se puede escoger, mejor la visita en temporada baja, menos gente y menos calor, si no es así, conviene proveerse de una sombrilla o un paraguas, pues el sol es perseverante a lo largo de la visita. Sin querer descubriremos muchos de los puntos de interés mencionados y otros, solo recorriendo la via principal, de l’Abondanza y sus aledaños descubriremos infinidad de cosas interesantes. El centro principal son los foros, desde donde accedemos a los templos de Júpiter, Apolo y Vespasiano, el mercado, el edificio de Eumaquia, los edificios administrativos y la basílica. Siguiendo la mencionada via de l’Abondanza a la derecha encontraremos los dos teatros, el grande y el pequeño, y la casa de los gladiadores. Al final de la misma vía llegamos al anfiteatro y la palestra y tras ésta el jardín de los fugitivos. De regreso por la misma via de nuevo a la derecha según regresamos encontraremos el lupanar, las termas centrales, estabianas y del foro. El plano guía que podemos recoger en la entrada, en español, nos ayudará a localizar los diferentes lugares. También se puede contratar un guía oficial, o alquilar una audioguía. Si disponemos de tiempo suficiente se puede completar la visita con la visita a Herculano y al Museo Arqueológico Nacional de Nápoles..

 

Herculano. También situada a los pies del Vesubio, en el 79 d. C. con la ya mencionada erupción del Vesubio fue cubierta por un alud de barro por lo que sus construcciones se han conservado en mejores condiciones que Pompeya, pero un territorio más reducido. Para visitar las Termas Suburbanas y  la Casa del Menandro es obligatorio hacer reserva.

 

VISITA POR LIBRE

Esta escala nos brinda diferentes opciones. Podemos visitar con tranquilidad Nápoles, ya que los principales puntos de interés están muy cerca del puerto, pero son muchos los visitantes que optan por Capri o Pompeya y si queda tiempo un breve paseo por Nápoles. Si nos coincide la hora de comer en Nápoles podemos probar la pizza margarita en el lugar de su creación, la Pizzeria Brandi, muy cerca del puerto y de la zona monumental y/o tomar un café en el famoso Caffé Gambrinus.

 

SI NOS QUEDAMOS EN NÁPOLES

Una posibilidad es el bus turístico con parada frente a la Terminal de cruceros. Aunque la Ciudad Vieja se divide en seis sectores claramente diferenciados, la visita se concentra en el primero de ellos.

 

Los puntos a visitar, ya descritos al principio de esta guía serían la Calle Toledo y Castel Nuovo, Spaccanapoli y completarlo con:

 

DECUMANO MAGGIORE : Así se llamaba la actual Via dei Tribunali en la època grecorromana. Destaca la arquitectura gótica religiosa, entre las que destacan la iglesia de San Lorenzo, San Pietro a Maiella y el Duomo especialmente uniendo en un solo edificio estilos arquitectónicos que van de s. IV al XIX. Fuera del recinto está el Museo Arqueológico Nacional, con una de las colecciones arqueológicas más importantes del mundo.

 

CAPODIMONTE E I VERGINI : Iniciado el s. XIX se empezó a edificar en los barrios del norte. La continuació de la Via Toledo desemboca en el palacio di Capodimonte, hoy en día uno de los museos más importantes de Europa. Los distritos de Sanitá, Vergini y Fontanelle conservan la personalidad de un animado barrio obrero. La plaza contigua al Museo Arqueológico fue remodelada y Via Foria fue ensanchada.

 

VOMERO : Este barrio nace en 1.885 situado entre el Castel Sant’Elmo, el pueblo de Vomero y Antignano. Enseguida destacó por la belleza del lugar y su clima saludable. Un crecimiento descontrolado y sin orden han desbaratado estas cualidades, ya que no se ha respetado el medio natural. Pero todavía encontramos atractivos que visitar, como la Certosa de San Martino que se encuentra en lo alto de la colina, con su fantástica iglesia barroca, el museo y la residencia Quarto del Priore.

 

CASTEL DELL’OVO Y CHIAIA : La zona de Chiaia culminó su crecimiento a orillas del mar en el s. XIX, aunque fue en a finales del XVIII, con la construcción de la Villa Reale, hoy Villa Comunale, en la Riviera di Chiaia lo que dió una nueva imagen a esta zona de Nápoles. En la segunda mitad del s. XIX, se construye el barrio de Amedeo y atrae a habitar en él la alta burguesía. En este barrio se conservan restos de su pasado, como Castel dell’Ovo, fortaleza que entra en forma de cuña en el mar frente a Santa Lucía y el parque Virgiliano en Mergellina, que se cree esconde los restos del poeta latino Virgilio.

 

PARA IR A POMPEYA

Podemos optar por algunos de los taxistas que encontraremos al bajar del barco, negociando el precio y el tiempo de permanencia en Pompeya y un posible recorrido por Nápoles. Es lo más cómodo aunque lo más caro. Es posible llegar hasta las excavaciones fácil y económicamente en tren tomando la línea Circumvesuviana Napoli-Sorrento. La estación está hacia la derecha al bajar del barco, lo ideal es cruzar la avenida hasta un kiosko que está justo en frente, al lado del semáforo, hemos de adquirir el billete denominado Giornaliero indicando que vamos a Pompeya, que nos permite uso ilimitado durante el día de autobús, tranvia y tren por un precio económico. Una vez tenemos el billete desde el centro de la avenida parte un tranvía que nos dejará en la estación Terminale Circumvesuviana en la calle Corso Giuseppe Garibaldi, también el autobús nº 1. Recordar que siempre hay que validarlo para tomar cada uno de los transportes.

 

Terminale Circumvesuviana

Ya en la estación hay que tomar el tren dirección a Sorrento y bajar en la parada Pompei Scavi Villa dei Misteri tras unos 40 minutos de viaje. Saliendo de la estación encontraremos al entrada a las excavaciones a la derecha. POdremos comprar la entrada y si queremos alquilar una audioguía o contratar un guía oficial. Se recomienda calzado cómodo y, sobretodo en verano, ir provistos de agua y gorra/sombrero y mejor una sombrilla o paraguas para protegernos del sol. Para regresar hay que hacer el camino inverso, tren dirección a Nápoles y tranvía o autobús nº1 hasta el puerto. Si nos queda tiempo, ganas e interés podemos parar en Herculano para una rápida visita y retomar el tren, eso sí controlando los horarios de los trenes, para ello hemos de bajar en Ercolano Scavi. También desde la estación de Pompeya y con menor frecuencia desde la de Herculano se puede hacer una excursión al Vesubio en autobús y regresar por el mismo medio a Nápoles, siempre con un buen control los horarios para no llegar tarde al puerto.

 

LLEGAR A LA ISLA DE CAPRI

Hay muchas frecuencias diarias con la isla. Los barcos zarpan del Molo Beverello, al lado de la Terminal de cruceros y del Molo Mergellina. Algunas compañías marítimas son:

 

• Molo Beverello: Compañía CAREMAR, Compañía SNAV, Compañía Navigazione Libera del Golfo

• Molo Mergellina: Compañía SNAV

Al puerto de Marina Grande se llega entre 50 y 80 minutos según el barco elegido. Desde Marina Grande se puede subir a Capri en autobús o funicular, también tomar una barca para visitar la Gruta Azul. Hay autobuses de Capri a Anacapri y subir al Monte Solaro. Desde Anacapri a Marina Grande se puede bajar por unas escaleras, conocidas como Scala Fenicia, que hasta 1.877 era única forma de acceder a esta población. Nos costarà algo más de media hora en bajar, pero las vistas valen la pena.