GUIAS DE CIUDAD CON ESCALA DE CRUCEROS (MED. ORIENTAL)

 

ESTAMBUL  (Descarga guía con planos en pdf) (versió català) (adquiere el billete del bus turístico)

Situada al noroeste de Turquía situada a ambos lados del Bósforo  que fue Constantinopla y Bizancio y es la ciudad más grande de Turquía. Es el principal puerto y el centro comercial y financiero más importante de Turquía. Casi todo el comercio nacional pasa a través del Cuerno de Oro, estrecha parte del Bósforo. Importante nudo ferroviario y punto final y comienzo del famoso Orient Express.

 

UN POCO DE HISTORIA

Su origen está rodeado de leyendas, entre las más populares la situada en el año 650 a.C. en el que el jefe de la ciudad de Megera, Byzas, tras consultar con el Oráculo de Delfos partieron en busca de una zona opuesta al país de los ciegos y llegando a lo que hoy es la parte europea de Estambul vieron que otros se habían establecido en el lado asiático en lugar del europeo que ofrecía un puerto natural muy seguro, así que consideraron que esas personas eran ciegas por no haberlo escogido y allí se fundaron la nueva ciudad, que en honor a su jefe recibió el nombre de Bizancio.

 

Bizancio pasó a manos romanas hacía el 100 a. C. que en el año 306 d. C. Constantino la convirtió en capital de Imperio Romano Oriental con el nombre de Constantinopla. Sufrió revueltas hacia el 350 d. C. cuando los bárbaros conquistaron el Imperio Romano. Fue destruida en el 535 y restaurada por Justiniano que hizo construir monumentos destacados como Santa Sofía.

 

Fue conquistada por persas, árabes, pueblos nómadas y la IV cruzada, hasta que en 1.453 los turcos otomanos  la conquistaron y la convirtieron en capital del Imperio Otomano. Hacia la mitad de 1.500, Estambul se convirtió en el mayor centro cultural, político y comercial superando el medio millón de habitantes. El imperio otomano perduró hasta la I Guerra Mundial en que Estambul fue ocupada por los aliados. La República Turca fue fundada por Kemal Ataturk en 1.923, que convirtió en capital a Ankara, no obstante Estambul ha seguido creciendo en industria y  turismo.

 

La monedaes la Lira Turca, pero se acepta normalmente el euro y el dólar USA. La lira turca se debe usar en compras de poco valor, bares, restaurantes etc. El cambio puede hacerse en bancos y oficinas de cambio, pero también se puede sacar dinero en cajeros automáticos. Se debe consultar el cambio antes de viajar, pues varía constantemente.

Tarjetas de crédito: En grandes ciudades y zonas turísticas se aceptan la mayoría de tarjetas de crédito.

Cajeros automáticos: se puede obtener liras turcas. En el banco GARANTI encontramos menú en castellano, lo distinguiremos porque su logo tiene un trébol y sus colores son verde y blanco.

 

Los taxis en turco se llaman Taksi y suelen ser Fiat de color amarillo. Es muy fácil encontrarlos a cualquier hora, a partir de medianoche son un 50% más caro y si vamos fuera del área metropolitana un 25% más. Es conveniente negociar el precio antes de tomar el taxi para evitar la picaresca, como en casi todas las ciudades.

 

Estambul tiene una buena red de autobuses. Los rojos o naranjas son municipales y los azules privados. En los rojos hay que comprar el billete previamente en los kioscos de las paradas principales.

 

Hay un tranvía entre la plaza Taksim y Tünel, que es un funicular que une la plaza de Tünel y Karaköy pasando por debajo de la torre Gálata. Además. en la parte antigua hay dos tranvías. Uno va de Kanatas a Yenibosna pasando por Sultanahmet, donde encontramos Santa Sofía, La Mezquita Azul y el Palacio de Topkapi hasta llegar al Gran Bazar. La otra une Aksaray y el Aeropuerto.

Las dos líneas se cruzan en Zeytinburnu y Aksaray. El billete, una ficha, se compra en las taquillas alrededor de las paradas y se introduce al subir, también existe un bono electrónico denominado akbil.

 

El metro, con una única línea, une Taksim y Levent en la parte moderna.

 

También son interesantes los barcos que unen la parte asiática y la europea. Los embarcaderos están en Eminonu, Karakoy y Besiktas para llegar a Uskudar y Kadikoy.

 

IDIOMA : No es difícil comunicarse, sus ganas de vender consiguen que no sea difícil entenderse con ellos..

 

VISITAS DE INTERÉS

LA MEZQUITA AZUL : Construida durante el reinado de Ahmet I, decimocuarto sultán otomano. Es la más mayor y más adornada de Estambul. Iniciada en 1.609 y finalizada en 1.616. Junto a ella se construyó una escuela coránica, un asilo, un centro comercial de artesanía o kervansaray, alojamiento para camellos, una fuente y complejo socio-religioso.

 

Este sultán accedió al trono a los 14 años y consiguió gran aceptación popular, muriendo a los veintiocho, según parece de cáncer poco después de inaugurar la mezquita. Está enterrado en el complejo socio-religioso antes mencionado, en un mausoleo construido más tarde.

 

Su ubicación fue anteriormente un hipódromo romano y el motivo fue su proximidad al Palacio de Topkapi. Los materiales y la decoración son exquisitos, destacando los 21.043 azulejos usados que se realizaron en los talleres del palacio; las alfombras tejidas en los telares imperiales y los cristales de las lámparas de aceite traídas del extranjero.

 

MEZQUITA DE SOLIMAN EL MAGNÍFICO : Construida entre 1.550-57 gobernando el sultán Solimán (1.520-66). Durante su mandato el imperio creció mucho y alcanzó la máxima extensión en la época del emperador Justiniano. Es una de las mezquitas más espectaculares de Estambul.

 

Parece ser que los tres primeros años de su construcción fueron dedicados a que unas 3.000 personas excavaran y construyeron una base de roca de más de 6 metros de profundidad. Su construcción iba despacio porque el arquitecto llevaba varias obras a la vez, lo que enojó al sultán, y le llamó la atención. La inauguración la hizo el propio arquitecto con una llave de oro como premio del sultán para demostrar su alegría y expresarle su agradecimiento por la obra realizada.

 

MUSEO DE SANTA SOFÍA : Santa Sofía es considerada la obra más grande y sagrada de Bizancio. En la actualidad es un museo que maravilla a quien la visita. Fue iglesia durante más de 900 años, desde el 537, en que fue construida hasta 1.453 en que fue conquistado Estambul. A partir de ese momento y hasta 1.934, fue utilizada como mezquita.

 

El fundador de la república Turca, Mustafa Kemal Ataturk, mandó restaurarla y se inauguró como museo en 1.935. Su importancia arquitectónica radica en ser la primera construcción de base cuadrada de estas dimensiones cubierta por una cúpula central y dos pequeñas semicúpulas. Es la cuarta iglesia con cubierta más grande del mundo, solo superada por San Pablo en Londres, San Pedro en Roma y el Duomo en Milán.

 

PALACIO DE TOPKAPI : Fue la sede administrativa del Imperio Otomano, uno de los tres más grandes del mundo. Es el lugar histórico más importante a visitar en Estambul, lo que le convierte en el palacio más visitado de Turquía y con más de millón y medio de visitantes en uno de los más visitados de Europa.

 

Tras la conquista de Estambul, Fatih Sultán Mehmet fijó su residencia en un pequeño palacio cerca del Gran Bazar. En 1.475 mandó construir sobre las ruinas de una ciudad romana lo que acabó siendo este palacio. Los sultanes siguientes ampliaron y enriquecieron el complejo, siendo abandonado en el s. XIX.

 

El nombre de Topkapi se lo dio el pueblo por los grandes cañones de la entrada. Contiene una de las colecciones más ricas del mundo, comparable a la de los Habsburgo de Austria o los zares de Rusia. Cuenta con más de 65.000 piezas de las que solo se exponen el 10% por falta de espacio y personal. Llegaron a residir unas 5.000 personas y otras 5.000 se calcula que lo visitaban cada día.

 

HIPÓDROMO ROMANO : Construido en tiempos de Séptimo Severo, hacia el 200 d.C, y ampliado por Constantino El Grande. Santa Sofía fue el centro de la vida religiosa y el hipódromo el de la vida civil.

 

Funcionó sobre todo como centro de deporte con un programa regular de carreras de carros y circos que sirvieron de diversión para los habitantes durante más de mil años. Su espina tenía una línea de estatuas, obeliscos y columnas, de las que solo quedan tres estatuas, el obelisco egipcio, la columna serpentina y el obelisco amurallado.

 

CISTERNA BASÍLICA O YEREBATAN : Es la mayor de las 60 cisternas construidas en la época Bizantina. Su entrada principal está frente al museo de Santa Sofía. Ante la escasez de agua dulce durante siglos fue traída de fuentes y ríos desde el bosque de Belgrado, a unos 25 Km. Estos conductos eran destruidos o su agua envenenada por los enemigos cuando asediaban la ciudad. Y por este motivo utilizabanestas cisternas en caso de necesidad.

 

Construida en el 532 muy rápidamente, acogía el agua traída por el acueducto de Valente. Se utilizó hasta el s. XIV y se restauró en el XIX, deteriorada por el desuso en la época otomana. Se construyó con columnas romanas de diferentes épocas. Tiene 336 columnas en 12 filas de 28 separadas 4 metros lo que se asemeja a un bosque de columnas. Su superficie es una hectárea con 8 m de altura y capacidad para cerca de 80.000 m3. En 1.987 se reabrió para el turismo. Durante su visita suele haber música clásica y un espectáculo de luz. En su ángulo izquierdo, se encuentran 2 columnas que tienen en su base dos extrañas cabezas de Medusa.

 

CUERNO DE ORO : Es un fantástico puerto natural con mucha influencia en el desarrollo de la ciudad a lo largo de su historia. Divide el lado europeo en dos partes: la ciudad vieja y la parte de Gálata.

 

Tiene casi 8 Km desde la parte más amplia en el Bósforo hasta la entrada del valle, donde confluyen dos arroyos. Su puerto es utilizado desde que se fundó la ciudad. Su nombre le viene por la fertilidad  de sus tierras y por la gran variedad de peces además de su forma, parecida a un cuerno.

 

Hasta 10 puentes se han construido para unir ambas riberas desde la época de Justiniano. De los tres que quedaron, el más antiguo era el Puente de Gálata, de 1.912, que ha sido recientemente sustituido por un puente moderno mucho más ancho, construido a su lado.

 

En la época bizantina, se impedía la entrada de flotas enemigas en el Cuerno de Oro colocando gruesas cadenas entre las dos riberas. En la parte histórica podemos ver el astillero del Palacio de Topkapi, el Pabellón de los Cesteros, la estación de tren de Sirkeci, donde llegan los trenes desde Europa, la mezquita de Valide y el Bazar Egipcio.

 

En casi todos los museos y mezquitas se pueden hacer fotos y filmar, sin utilizar flash en general, atentos a las advertencias en los museos, menos en el Tesoro del palacio de Topkapi. Para usar trípode se precisa un permiso escrito del ministerio de Cultura y Turismo.

 

Las mezquitas no se consideran museos, la entrada es libre, sin molestar a los que rezan, podemos hacer fotos y filmar. Recordar quitarse los zapatos a la entrada, podemos llevar una bolsa de plástico para llevarlos con nosotros, las mujeres deben taparse la cabeza y no se permite la entrada con pantalones cortos. En caso de apuro, ambas situaciones pueden salvarse con pañuelos o faldas que nos dejarán a la entrada, lo que hará conveniente hacer una donación a la mezquita a nuestra salida.

 

QUE PODEMOS COMPRAR : Destaca la ropa de cuero y sus alfombras. Pero también pipas de espuma de mar, objetos de ónix, especias, cuero, cerámicas, pistachos, joyas y muchas piedras preciosas a buen precio.

 

EL GRAN BAZAR : Es una de las mayores atracciones para muchos de los visitantes. Fundado en la época Otomana por Mehmet II, que inició su construcción en 1.452. Destruido en diferentes ocasiones por incendios, fue reconstruido según el plano original en 1.954, últimamente ha perdido su ambiente oriental.

 

Es como una pequeña ciudad. En 1.880 se hizo un censo y contaba con 4.399 tiendas, 2.195 talleres, 497 telares, 12 almacenes, 18 fuentes, 12 mezquitas pequeñas y grande, una escuela primaria y una tumba. En la actualidad se mantiene el número de comercios, y han aparecido media docena de restaurantes, muchas cafeterías, dos bancos, los servicios y un centro de información.

 

Da la sensación de un laberinto. El nombre de las calles suelen corresponderse con los artículos de sus tiendas, lo que es de gran ayuda si sabemos lo que buscamos. La calle con columnas es de alfombras orientales con piezas magnificas de museo hasta las baratas de tipo moderno. Hay una calle de joyerías, de plata y adornos de oro con todo tipo de joyas. Interesante disponer de tiempo para andar, ver y regatear. La comunicación no es un problema, suelen hablar muchas lenguas.

EL BAZAR EGIPCIO O DE LAS ESPECIAS : Es una parte del complejo de la mezquita nueva ubicada en el antiguo barrio judío de la ciudad. Con unas 100 tiendas en las que se ofrecían artículos y especias provenientes de Egipto. Se creó como centro comercial de alimentación pero encontramos todo tipo de tiendas manteniendo su ambiente original.

Tiene una forma de L, conserva el púlpito de madera del jefe de lonja en el ángulo. En el exterior hay un bazar de flores en cuyo antiguo jardín de la mezquita se venden animales domésticos. También encontramos verduras, pescados. De camino al gran bazar encontramos el bazar más antiguo y famoso de Estambul, el Mahmutpasa, con ambiente de rastro.

 

VISITA POR LIBRE

Queda claro que en una escala de un día de crucero no tendremos tiempo para visitar a fondo esta imponente ciudad, tan solo podremos hacernos una idea aproximada, unas cuantas fotos. Algunos cruceros hacen noche y dispondremos de un poco más de tiempo, pero son los menos.

 

Saliendo de la estación marítima hay 2 opciones para llegar a la zona monumental:

- Tomar un taxi hasta Santa Sofia, negociando precio (unos 12 euros puede estar bien) y evitando ser llevados a una tienda de alfombras.

- Ir a pie hacia el puente Gálata, saliendo a la izquierda dando un corto rodeo caminando junto a la avenida Necatibey Caddesi. Después de aproximadamente 10 minutos llegamos a la Mezquita Nusretiye Camii, y un poco más adelante alcanzamos el puente Galata.

 

Al otro lado del puente, encontraremos el Bazar Egipcio ó Bazar de las Especias. Desde ahí, en tranvía o cuesta arriba podemos llegar a Sultanahmet.

 

- También podemos tomar el tranvía en la parada más próxima a la Terminal, Findikli. Se encuentra saliendo a la derecha, una vez encontramos los raíles del tranvía debemos seguirlos hacia la derecha y llegaremos a la parada, nos bajamos en Sultanahmet, que será anunciada con anterioridad por megafonía.

 

Sultanahmet nos sitúa en plena zona turística, teniendo a nuestro alcance Santa Sofía, la Mezquita Azul, la Cisterna de Yerebatán y la Plaza del Hipódromo. Para visitarlos mejor comenzar por la Cisterna comprobando que los romanos fueron unos maestros en ingeniería hidráulica. Santa Sofía nos sorprenderá por su enorme espacio interior, en el que la luz y la piedra se combinan de forma espectacular.

 

Tras Santa Sofía descubriremos el Palacio de Topkapi, un gran museo en el que podremos visitar incluso el misterioso harén. Su valiosa colección incluye multitud de objetos: tronos, joyas, cerámicas… y objetos sagrados como la barba y una impresión del pie del profeta Mahoma.

 

La Mezquita Azulserá el primer monumento libre de pago, pero casi seguro que tendremos una larga  cola para acceder y admirar el resultado de la combinación de luz y color.

 

El antiguo hipódromo se encuentra dentro de unos agradables jardines, en los que podremos aprovechar para descansar. Recuperados volvemos la calle principal y nos dirigimos al Gran Bazar, cruzando la plaza de Cimberlitas, en la que podremos probar un hamman. Y llegamos por fin al paraíso de las compras, en el que deberemos sobreponernos a una primera impresión difícil de olvidar.

 

Importante: vigilar nuestras pertenencias, como en cualquier otro lugar turístico del mundo. No comprar a la primera, conviene comparar y no mostrar gran interés por lo que deseemos comprar, entrar al regateo solo cuando estemos realmente interesados; podremos pagar en euros, pero atención al cambio y es conveniente llevar billetes de 5 y 10 euros, para compras más importantes podremos utilizar generalmente la tarjeta de crédito, pero el regateo será menor.

 

Encontraremos cafés en los que descansar y degustar el típico té de manzana, un café turco o algo de comer.

 

Según el tiempo que nos quede podemos coger el tranvía hasta Findikli, o alguna parada anterior, como Eminonu, frente a la Mezquita Nueva, para contemplar el fervor y la devoción de los que allí acuden. A su lado encontramos el Bazar Egipcio ó Bazar de las Especias. En la zona cubierta hay joyerías y puestos de especias, a la izquierda, sin cubrir, el curioso mercado de animales, y a la derecha pescaderías y frutas y verduras.

 

Y si todavía nos vemos con fuerzas podemos visitar la Mezquita de Suleimán el Magnífico, muy cerca de la parte trasera del Gran Bazar, y después seguir el camino descrito en la opción anterior.

 

Para acceder a las mezquitas hay que descalzarse, los zapatos o zapatillas se dejan antes de entrar a la zona de culto, en el patio de purificación de los hombres, en el que se lavan manos, codos, rodillas y pies. En la Mezquita Azul facilitan bolsas de plástico para cubrir nuestro calzado.

 

La vestimenta ha de contemplar que los hombres no pueden llevar pantalones cortos ni camisetas de tirantes, y las mujeres no pueden llevar los hombros descubiertos y deberán cubrirse la cabeza con un pañuelo.

 

Si antes de partir nos quedan algunas Liras Turcas podemos comprar las típicas delicias turcas pistachos o alguna especia o fruto seco, todo se vende al peso y se adaptará la cantidad a nuestro dinero

.

Desde el barco, muy recomendable subir a la cubierta más alta y contemplar la puesta de sol.

 

Si nuestro crucero pernocta en Estambul y disponemos de tiempo al día siguiente podremos incluir en nuestra visita la Torre Gálata, el café de Pierre Lotie, los Palacios Reales, …