¿Te gustan las cosas que dan miedo? ¿Quieres asustarte de lo lindo? Te desvelamos los sitios más aterradores donde llevarse un buen susto este otoño...

Halloween surgió del antiguo festival celta de Samhain, que marcaba el fin de la mitad luminosa del año y el inicio de la mitad oscura. Los paganos creían que las puertas entre nuestro mundo y el más allá se debilitaban durante esta época, permitiendo que los espíritus entraran y se quedaran en nuestro mundo.   ¡Disfruta de esta época espeluznante en uno de estos destinos de Halloween!  

1. Castillo Bran, Rumanía 

¿Dónde mejor que pasar unas vacaciones escalofriantes de Halloween que en una fortaleza situada en la frontera entre Transilvania y Valaquia en Rumanía, el hogar del legendario Drácula de Bram Stoker? Será un personaje de ficción, pero esta fortaleza fue el hogar de Vlad Tepes III o “Vlad el empalador”, un gobernante de Valaquia conocido por los castigos bárbaros que imponía durante su reinado, que sirvieron de inspiración para el personaje más famoso de Stoker. Se rumorea que Vlad Tepes III empalaba a cientos de víctimas a la vez, dejando que los cuerpos se pudrieran durante meses para el deleite de todo el que lo viera.   Puedes alojarte en una posada del siglo XVIII a los pies de los Carpados y vivir la experiencia de la vida tradicional de Transilvania. Montar a caballo, una ruta en trineo e incluso una cata de vinos o una sauna harán que esta escapada sea realmente de miedo. Busca vuelos a Bucarest.  

2. Rutas fantasmales, Edimburgo, Escocia

La empresa Cadies and Witchery Tours de Edimburgo se sabe todos los trucos para hacer que los visitantes ávidos de terror y buscafantasmas se lo pasen genial. Incluso una tarde cualquiera las calles estrechas,  empedradas, frías y húmedas de la parte vieja de Edimburgo tienen un aspecto fantasmagórico. Si te apuntas a una de las rutas, oirás historias de tortura, plagas y brujería mientras monjes locos, brujas y hasta un destripador te acechan en cada esquina.   Conocerás la historia de Burke y Hare, dos ladrones de cuerpos infames que atacaban a las víctimas en plena noche y vendían sus cuerpos a las escuelas de medicina. También podrás visitar las criptas subterráneas donde se dice que viven fantasmas de hace siglos.   Y para calmarte un poco, tómate un hot toddy y un haggis en uno de los pubs tradicionales de la Royal Mile antes de irte al hotel a dormir plácidamente, esperemos. Busca vuelos a Edimburgo.  

3. Catacumbas, París, Francia 

París será conocida como “la ciudad de las luces”, pero cuando se acerca el día de Todos los santos hay cosas mucho más siniestras que hacer que observar la torre Eiffel. Para los que buscan sustos de los buenos, es hora de explorar la cara oscura de la capital francesa. Las catacumbas (osarios subterráneos) hace más de 200 años que atraen turistas. Se trata de una red enorme de túneles que recorren las calles de esta ciudad tan bonita y guardan los restos de 6 millones de personas, sacados de cementerios aniquilados.   Las paredes de los túneles están llenas de huesos y se respira un ambiente frío, húmedo y escalofriante que no encontrarás en ningún otro lugar. Incluso el maestro de lo macabro, Edgar Allan Poe, mencionó las catacumbas en su historia “El barril de Amontillado”. En honor a Halloween, pilla una linterna y un mapa y a ver hasta dónde te deja ir el miedo.    Si sales vivo, regálate una noche de fiesta por París y hasta una copa de vino tinto tamaño extragrande. Busca vuelos a París.  

4. El osario Sedlec, Praga, República Checa

Praga no solo alberga el antiguo cementerio judío en la antigua zona judía de la ciudad, con su colección de lápidas inquietantes dispuestas caóticamente debido al hecho de que los judíos enterraban a sus muertos en capas; sino que también tiene uno de los osarios más famosos del mundo. El osario Sedlec duerme bajo una iglesia y está decorado con los huesos humanos que guarda en su interior. Desde blasones a arañas y escalinatas, la imagen es a la vez bonita y profundamente perturbadora.   Si esto te abre el apetito, puedes seguir con una visita al Museo de la Tortura de Praga, que seguro que te pone los pelos de punta. Parece ser que no hay límites cuando se trata de ser crueles con los de nuestra propia especie. De vuelta a Praga, para calmarte los nervios nada mejor que observar el puente Carlos iluminado; es digno de un cuento de hadas. Y si esto no funciona, ¡un chupito de absenta seguro que lo arregla! Busca vuelos a Praga.  

5. Salem, Massachusetts, Estados Unidos

Ya sea porque te fascina la brujería o te enervas ante el concepto de la caza de brujas, una visita a Salem, Massachusetts, donde tuvieron lugar los famosos juicios de brujas, te proporcionará intriga y miedo a la par. Los estadounidenses celebran Halloween con entusiasmo y esta ciudad de Nueva Inglaterra tira la casa por la ventana con disfraces, desfiles y fiestas.   En Salem hay diversos museos que describen y recuerdan los juicios de brujas. La Casa de las brujas está en la esquina de las calles North y Essex en recuerdo de esa época. Haz una visita guiada y podrás ver objetos de interés como pins de brujas y una botellita que contiene huesos de los dedos. Prepárate para ver a un par de brujas o fantasmas acechando el lugar.   Y para deshacerte de las telarañas, nada mejor que un paseo por la playa de arena de Collins Cove; ¡no hay mejor antídoto para tanto terror! Busca vuelos a Boston.  

6. Festival del Día de los muertos, Guatemala 

El 1 de noviembre, el cementerio de Santiago Sacatepéquez cobra vida y se llena de color, música y gente. Los guatemaltecos erigen altares en sus casas dedicados a los que ya no están y los llenan de flores, comida y bebida. Las familias construyen cometas gigantes hechas de papel crepé y bambú y las hacen volar por las calles para comunicarse con las almas de sus difuntos.   Por la noche, las cometas se queman para que los muertos regresen tranquilamente a su mundo. Se dice que si no se queman las cometas, las almas no saben cómo volver a casa y se quedarán en nuestro mundo para siempre. Si esto es demasiado espeluznante para ti, alegra ese ánimo con un delicioso café y un paseo por los mercados mayas que venden todo tipo de cosas hechas a mano. Busca vuelos a Guatemala.