Pedraza
Pedraza aún respira aires del Medievo. Ciudad amurallada, con una sola puerta, conserva en buen estado sus edificios más antiguos y casas solariegas.

De su castillo permanecen los altos muros y diferentes restos, así como la Torre del Homenaje, de tres niveles y planta cuadrangular. Vestigios de una era, en la que llegaron a estar prisioneros los hijos de Francisco I de Francia, que servirán de escenario para esta primera edición de un ilusionante torneo de exhibición.

Un total de 40 luchadores de siete equipos españoles, que ya se han enfrentado en competiciones nacionales e internacionales, acudirán este sábado y domingo a la localidad segoviana de Pedraza para participar en el I Torneo de Combate Medieval ‘Castillo y Villa de Pedraza’, todo un espectáculo para aficionados y curiosos. Durante este fin de semana, que se antoja para los visitantes como un regreso al Medievo, los asistentes podrán ser testigo de momentos de este deporte de ‘full contact’ con base histórica tan atractivos y llamativos como duelos, melés -luchas grupales- de cinco contra cinco y hasta una batalla campal de ‘todos contra todos’. Es decir, las mismas modalidades que se practicaban en la época y, también, con réplicas de armas y armaduras históricas. Para dar mayor realismo a este escenario y contenido, el torneo también contará con un campamento medieval, exhibición de cetrería y, por supuesto, un mercado de artesanos, pues así se hacía en aquellos lugares donde los caballeros realizaban Torneos a Pie. El público tendrá la oportunidad de disfrutar, desde lo alto de la estructura, de las bellas vistas que vigías y atalayeros contemplaban en el siglo XIII, cuando se comenzó a construir esta fortaleza que, 200 años después, fue reedificada como castillo en su actual forma. Hoy en día, la construcción es un museo dedicado al pintor Ignacio Zuloaga -quien la adquirió en el siglo XX-, por lo que supone una propuesta cultural única en toda la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Además, la localidad de Pedraza dispone de diversos atractivos a los que cualquier visitante se debería acercar para completar esta medieval escapada. Desde la Cárcel de la Villa hasta su Plaza Mayor, pasando por el Pozo de las Hontanillas, la Iglesia de San Juan Bautista -con algunos elementos románicos visibles pese a su revestimiento barroco- o la Casa del Águila Imperial, centro de interpretación de referencia del Parque Natural Sierra Norte de Guadarrama.



Fuente : www.expreso.info