5 formas de ganarle la partida a la cola de facturación

Empieza bien tus vacaciones: el INFOVIAJERO de ILTRIDA VIAJES te revela las mejores maneras de facturar de forma rápida y sencilla para tu vuelo.

ryanair-check-in«¡Hurra! ¡Nos vamos de vacaciones...! ¡Jopé, mira qué cola! ¿Por qué van tan lentos? ¡Perderemos el vuelo!»

No hay nada peor que empezar las vacaciones haciendo una cola interminable para facturar. Así que la mayoría de viajeros eligen facturar desde casa, con su móvil o usando las máquinas de facturación automática de las aerolíneas. Pero estas alternativas no siempre evitan problemas.

Aquí dejamos una recopilación de las opciones más populares para facturar.

1. Facturación en línea

La facturación en línea puede completarse a través de la página web de la compañía aérea entre 24 horas y 90 minutos antes de que el avión despegue. Una vez confirmados los detalles, escogido el asiento y pedido el refrigerio de a bordo (si te dan la opción), puedes imprimir tu tarjeta de embarque en la impresora de casa. Como alternativa, también puedes usar una máquina de facturación automática en la terminal e imprimirla rápidamente allí. Si tienes maletas que facturar, déjalas en los mostradores de drop-off del aeropuerto; pero debes hacerlo al menos una hora antes de la salida.

2. Máquina de facturación automática

Las máquinas de facturación automática de las aerolíneas más grandes abren 24 horas antes de la salida del vuelo y cierran a 90 minutos del despegue. Aunque llegues a la terminal sin haber confirmado tu vuelo, puede que aún tengas que hacer cola; ésta normalmente es más corta porque el proceso es mucho más rápido. Luego escaneas tu pasaporte o billete electrónico, seleccionas el destino y confirmas los asientos escogidos. Los detalles del vuelo se muestran en la pantalla y puedes imprimir la tarjeta de embarque. El equipaje se deja en los mostradores drop-off.

Es perfecto porque a menudo abren antes que los mostradores de facturación, así que te ahorras la mayoría de las colas.

Piénsatelo dos veces si la compañía aérea con la que viajas no tiene máquinas de autofacturación, no se usan en tu ruta concreta o si la terminal no cuenta con ellas; lo mejor es comprobarlo antes. A los niños que viajan solos normalmente no se les permite usarlas, y otras aerolíneas las reservan estrictamente para los pasajeros que sólo viajan con equipaje de mano.

3. Facturar con el móvil

Usa el móvil para algo más que para actualizar el estado de Facebook y factura con él. Ve a la página web de la compañía aérea y ten el número de reserva a mano. Introduce tus datos personales y dale a «facturar» para recibir un mensaje de texto que hace las veces de tarjeta de embarque. Cuando llegues a la puerta de salida de la aerolínea, el personal simplemente escaneará el mensaje que está en tu teléfono.

Es perfecto si quieres todos los beneficios de la facturación en línea inmediata. Y como esta opción no usa papel, también es buena para el medio ambiente.

Piénsatelo dos veces si se te acaba la batería o te olvidas el teléfono en casa. En este caso tendrás que ir a una máquina de autofacturación de la terminal para imprimir tu tarjeta de embarque. La facturación con el móvil es relativamente nueva aún y no todos los aeropuertos están preparados para usarla, así que asegúrate de que es una opción válida antes de viajar.

4. Facturación en el complejo vacacional

Los operadores de los complejos vacacionales actualmente ofrecen la opción de facturar desde el hotel. Virgin Atlantic te deja facturar desde algunos hoteles del Caribe, en Orlando, Florida, o por ejemplo en la estación de tren del aeropuerto en Hong Kong. Esto quiere decir que ganas tiempo de piscina y que el personal hasta te lleva las maletas al aeropuerto por ti. Comprueba que la aerolínea ofrece este lujo en las opciones de facturación.

5. Mostrador de facturación

El mostrador de facturación de toda la vida puede seguir siendo la mejor opción. Abre tres horas antes de que salga el vuelo y dependiendo del vuelo y el destino, los horarios de facturación varían. Para los vuelos de larga distancia es mejor llegar con al menos dos o tres horas de antelación, mientras que para los vuelos domésticos basta con unos 45 minutos antes del despegue.

Es perfecto si quieres una opción nada confusa y con un toque personal. Es mucho más fácil asegurarse que cualquier petición especial se tiene en cuenta si hablas cara a cara con alguien de la compañía. Y las probabilidades de conseguir algún extra por la cara también son más altas si facturas en persona.

Piénsatelo dos veces si odias estar horas de pie en una cola desordenada y con la persona de atrás dándote con la maleta en los tobillos cada dos por tres.

Si quieres más consejos sobre viajes y vacaciones sobre ruedas, visita nuestra sección de Consejos de viaje (www.iltridaonline.com/infoviajero.