“El año pasado, millones de animales viajaron con seguridad durante los vuelos. Los dueños de mascotas y los transportistas de animales dependen mucho de las compañías aéreas para el transporte de sus preciosas cargas. En el sector, tenemos el deber de garantizar la implementación de estándares y mejores prácticas en todo el mundo para proteger el bienestar de esos animales”.

La IATA destaca que entender las necesidades complejas de los grupos involucrados en el manejo y transporte aéreo de animales también fue fundamental en el desarrollo del programa. La certificación estará a cargo del Centro de Excelencia para Validadores Independientes para Logística de Animales Vivos (CEIV Live Animals).

El Heathrow Animal Reception Centre (HARC) de la ciudad de Londres y Air Canada Cargo han desempeñado un papel fundamental en el piloto del programa CEIV Live Animals.

El año pasado, cerca de 16.000 perros y gatos, 400 caballos, 200.000 reptiles, 2.000 aves y 28 millones de peces pasaron por el HARC. El director asistente del Departamento de Salud y Protección de la Salud del HARC, Robert Quest, ha señalado que esperan "continuar trabajando con la IATA para perfeccionar aún más el programa y apoyar su adopción mundial por empresas de toda la cadena de suministro en la búsqueda de excelencia operacional en el manejo y transporte aéreo de animales vivos”.

Tim Strauss, vicepresidente de Air Canada Cargo, ha agregado que “garantizar el viaje de los animales en condiciones seguras, saludables y humanas requiere la coordinación de toda la cadena de suministro”.

El programa CEIV Live Animals también tiene en cuenta la importancia de observar los requisitos de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), incluidas las directrices de la CITES para el Transporte no Aéreo Animales Silvestres Vivos y Plantas disponibles en el LAR. El CITES es el acuerdo legal con 183 Partes (182 Estados y la UE), que regula el comercio internacional de más de 36.000 especies.