¡No hay5 consejos para poder estirar las piernas en el avión nada mejor que explorar tierras lejanas e ir de vacaciones con una cierta regularidad! Sin embargo, antes de llegar a nuestro exótico destino (sea el que sea) hay que volar. Y eso a menudo no es tan agradable. Y menos aún si eres alto

Si el presupuesto sólo te da para viajar en turista y te parece que tu asiento es un poco pequeño quizás el viaje al paraíso pueda ser una tortura y haga que llegues a tu destino agotado y sin fuerzas. No te preocupes. ¡Hay solución! Con nuestros cinco consejos para obtener más espacio para tus piernas en el avión nos aseguramos de que tu viaje sea un éxito desde el momento del despegue.

1. Reserva el asiento junto a la salida de emergencia

Todos los aviones tienen salidas de emergencia y, por supuesto, el acceso tiene que ser lo más fácil posible. Quizás por eso los asientos que están junto a ellas tienen más espacio (ya que el asiento delantero está algunos centímetros más lejos). Así que ya lo sabes, pide que te sienten junto a la salida de emergencia o directamente reserva ese asiento. Las compañías aéreas piensan en todo y son conscientes de esta pequeña ventaja, así que quizás tendrás que pagar un pequeño extra a cambio de volar con más espacio para las piernas. Si el vuelo es de larga distancia, no te lo pienses dos veces. ¡Valdrá la pena!

2. Reserva asientos en primera fila

Al igual que los asientos junto a las salidas de emergencia, los de la primera fila también tienen más espacio para las piernas. El problema aquí es que esos asientos suelen estar en primera fila y, por supuesto, suelen ser bastante más caros. Según algunos expertos, la primera fila que está justo detrás de primera clase también ofrece algo más de espacio entre asientos ya que estas clases suelen estar separadas por una cortina y algún otro obstáculo. Si este es el caso de tu vuelo, ¡resérvalos!

3. Pide asientos de pasillo

Sí, ya sabemos que las ventanas son el lugar favorito de la mayoría (perfectas para contemplar el paisaje y también para apoyarse en ellas y echar una cabezada). Pero los asientos de pasillo tienen sus ventajas (y desventajas, como el carrito pasando demasiado cerca): ¡puedes usar el espacio para estirar las piernas! Además, si estás junto al pasillo será más fácil y cómodo levantarte para ir al baño o dar una vuelta sin tener que molestar al vecino de turno que está durmiendo.

 

4. Infórmate sobre el tipo de avión antes del vuelo

La mayoría de compañías aéreas saben lo importante que es el espacio para las piernas en un vuelo (en especial si es uno largo) y por eso están reaccionando y adoptando nuevos aviones que ofrecen a sus pasajeros esta comunidad, aunque este no sea el caso de las aerolíneas low cost. Quizás no es algo que se pueda hacer de un día para otro, pero si te informas sobre el tipo de avión con el que la compañía cubre la ruta que quieres hacer podrás averiguar cuál es el mejor asiento para tus necesidades. 

5. Check in en línea 

Ah, el check in online. Esa gran herramienta que te permite elegir dónde te vas a sentar antes que nadie. Habitualmente es un día antes de volar cuando se puede hacer la facturación por internet. Así que si quieres el mejor asiento tendrás que darte prisa. Igualmente, si tu compañía aérea no permite el check in online no te quedará más remedio que llegar el primero al aeropuerto porque aquí se cumple la regla de “el que llega primero elige”. 

 

Ahora sí, empieza a investigar, relájate… y vuela con un poco más de espacio para estirar las piernas tanto como si estuvieras en tu sillón favorito. 

  Fuente: Noticias Skyscanner