El reino del Nepal es un pequeño país enclavado en las faldas de las montañas más altas del mundo, de fisonomía alargada y poca anchura. Es un país donde abundan los lagos y cascadas, las llanuras y los valles fértiles, las nieves eternas de sus montañas y la jungla con fauna y flora de variadas especies. La vertiginosa altitud de los Himalayas y el recogimiento espiritual de sus gentes han condicionado para que este país sea todavía desconocido para muchos, aunque de gran atractivo para montañeros y gentes de todo el mundo en busca de paz. 

El paraíso no está en el cielo, como dicen los cristianos, sino en la tierra, y depende del desarrollo espiritual del hombre y de su esfuerzo por cuidar el medio ambiente”. “Por ello”, añade este monje del Jokhang -el templo más sagrado del lamaísmo-, “el siglo XXI será el siglo del esplendor del budismo”. En el Tíbet la religión está profundamente ligada a la cultura y a la vida cotidiana.

Nuestra aventura incluye guía local de habla hispana en Katmandú para las visitas, traslados indicados en vehículo privado con aire acondicionado con conductor (en Tíbet sin aire acondicionado), tasas gubernamentales y muchas cossas más. Más información y reservas