checkin

15 MANERAS DE VOLAR EN BUSSINES POR LA CARA – www.iltridaonline.com / www.viajesiltrida.com – 15 MANERES DE VOLAR EN BUSSINES PER LA JETA

checkin15 maneras de volar en clase business por la cara

El INFOVIAJERO de ILTRIDA VIATGES – ILTRIDA VIAJES BARCINO comparte los truquillos de la industria para conseguir un mejor asiento en un vuelo.

¡Nos vemos en primera clase!

Montar un número, ligar con el personal del mostrador de facturación y, ejem, ganar peso. Los trabajadores de ILTRIDA VIATJES, viajeros incansables, desvelan sus truquillos para lograr un mejor asiento.

Si tienes una buena historia de una situación en la que conseguiste que te subieran a una clase mejor, compártela en la sección de comentarios al final de esta página. ¿Tienes un amuleto de la suerte que te llevas a la terminal? ¿Te acostaste con el piloto? ¡Cuéntanoslo todo! Debajo del articulo tienes tu opción de contarnoslo

1. Viaja en temporada baja

Clare McMonagle, diseñadora gráfica, dice que tienes más posibilidades de acabar en clase business si «reservas un vuelo en días festivos u otras fechas en que los ejecutivos no viajen tanto, ya que hay más probabilidades de que haya asientos libres.»

2. Gástate mucho dinero

Matthew Smith, ejecutivo de relaciones laborales, dice: «Mi mujer y yo acabamos en primera clase cuando nos mudamos de EEUU al Reino Unido y volamos con British Airways. No sé por qué, pero el hecho de que pagáramos 1.600 dólares en concepto de equipaje ayudó.»

3. Sé fiel

Ewan Gray, director de APAC, aconseja darse de alta en el programa de socios de la aerolínea: «Aunque en menor medida, sigues obteniendo recompensas. Lo sé por un amigo que tengo en BA… y tengo una tarjeta de socio para cada programa.»

4. Llega temprano

Puede que tu vuelo solo tenga una o dos plazas disponibles de mejor categoría, así que para tener más posibilidades de conseguir una, llega unas 11 horas antes de la salida del vuelo para facturar. Si no te sale bien, tendrás muchas horas por matar en la cafetería del aeropuerto, pero a David Low, director de producto, le funcionó: «Mi mujer y yo volábamos a la República Dominicana. Llegamos al aeropuerto de Glasgow con demasiada antelación pero al menos no hicimos cola. La mujer del mostrador de facturación nos dijo que tenía dos asientos libres en primera clase, y ya que habíamos llegado los primeros, nos los daban gratis. Así que aceptamos muy contentos.» Por desgracia, el viaje de David acabó mal por culpa de un huracán devastador, pero al menos empezó con buen pie.

5. Llega tarde

A Chris Kim, responsable de mercado de Korea, llegar tarde le ha funcionado dos veces. Él recomienda: «Llega tarde sin haber reservado el asiento; si tienes suerte y el vuelo tiene overbooking, puede que te den un billete de primera.» Sin embargo, Joe Sarre, ingeniero de comunicaciones en APAC, dice que «funciona si hay mucha demanda, pero que es un juego peligroso. Si llegas demasiado tarde puede que el mostrador de facturación ya haya cerrado o que ya hayan arreglado los problemas de overbooking proporcionando asientos más buenos a los pasajeros que han llegado antes.»

6. Lee los correos electrónicos

Joe explica que un par de veces, el día de salida, Air France le envió por correo electrónico un oferta barata (no gratis) para mejorar su reserva. «En ambas ocasiones no pude beneficiarme de ellas porque no leí el correo con suficiente antelación. Una de las veces incluso llamé a la aerolínea para preguntar si tenían alguna oferta ¡y me dijeron que no! Así que lee los correos electrónicos incluso dos horas antes de la hora de salida.»

7. Enfádate

Mikey Gray, director de producto, se lo dejó a su madre. Así lo explica: «Mi padre llevaba un mes en Australia trabajando y mi madre, mi hermano y yo íbamos a reunirnos con él. Había overbooking en el primer vuelo de Qantas. Nos hicieron esperar al siguiente y en el vuelo de conexión volvieron a hacernos lo mismo. Mi madre literalmente perdió los nervios, ya que íbamos a llegar unos días más tarde a ver a mi padre. Al final nos pusieron en un vuelo de Singapore Airlines en primera clase, que como podrás imaginarte era fantástico. Y como salió antes e hizo el trayecto en las horas previstas, ¡al final no llegamos tarde!»

Pero ojo que enfadarse no siempre tiene un final feliz y puedes acabar siendo un éxito en YouTube. Y si no, que se lo pregunten a este oficial chino que enloqueció después de perder su vuelo.

8. Ponte triste

Si estás desesperado, siempre te queda el chantaje emocional. Tika Larasati, responsable de mercado de Indonesia, recomienda: «Las lágrimas de cocodrilo funcionan. Pero supongo que si lloras porque se te ha muerto el hámster no colará.»

9. Sé amable

La amabilidad tiene recompensa, así que paga por avanzado y con intereses y podrías acabar en primera clase con tan solo una sonrisa. Andrew Phillips, experto en la materia y director técnico, cuenta lo siguiente: «En un vuelo a EEUU hace unos años, subí a un avión tarde (como de costumbre) y había un señor mayor sentado en mi asiento. La azafata (con quien había ligado antes de entrar) estaba cerca y oyó que el señor decía que quería sentarse junto a su esposa. Le dije a la señora que no me importaba cambiarle el asiento (creo que era en la fila de atrás) y la azafata se marchó… pero volvió al cabo de cinco minutos. Me pidió que la acompañara… ¡hasta primera clase!»

10. Vístete bien

Y eso no quiere decir que te presentes en Barajas como los Blues Brothers. Deja el chándal en casa y vístete como si hubieras estado ojeando las páginas financieras en el salón privado. Te servirá tanto un atuendo de lo más formal como algo más informal, pero ve arreglado (camisa rosa, pantalones beige y mocasines). Fiona Morrison, que consiguió volar en clase business en un vuelo a Sudáfrica con su novio, recomienda «un buen aspecto, vestirse de domingo y una sonrisa».

11. Utiliza tu encanto

Acostarse con el piloto debería funcionar, pero conseguir una mejora de categoría puede ser tan sencillo como enseñar una dentadura bien limpia y lanzarle un piropo al personal de facturación. Caterina Toniolo, responsable de producto de Italia y una mujer encantadora, recomienda esta táctica a las chicas «que viajen solas» pero no «en temporada alta»; aunque a Charlie Pank, ingeniero de software, le funcionó. Charlie cuenta: «Mi hermano y yo no conseguimos que nos subieran de categoría, pero después de ligar con la azafata durante el despegue (estábamos en el asiento de la salida de emergencia delante de ella) nos dio una bolsa llena de botellines de alcohol. Y aterrizamos en Frankfurt sentados en los asientos de visitantes en la cabina.»

12. Obtén un pasaporte diplomático

Tika Larasati también dice que los pasaportes diplomáticos tienen «poderes mágicos». Su recomendación: «Si no eres diplomático o diplomática, ¡cásate con uno!»

13. Aumenta de talla

Tika también tiene otro truco algo raro. Aparentemente, su exmarido era de tamaño extragrande. Y nos dice: «Siempre le subían de categoría mientras yo me quedaba en turista. Así que nada de dietas; a ponerse gordo y conseguir subir de categoría.» Nos encantaría saber si esto le ha pasado a alguien más.

14. Ten amigos en sitios elevados

No es cuestión de lo que sabes, sino de a quién conoces. Así que no importa qué consejos te demos, si tu marido es el piloto se te abrirán todas las puertas. Gracias a un «contacto» en Heathrow, Lorraine Rew, de recursos humanos, voló en clase business a Miami. «¡Estuvo de lujo!», dice. «Como parte del trato, pude usar el salón de primera clase –¡algo que no está nada mal cuando tienes 18 años y es la primera vez que viajas a EEUU!» ¡Qué suerte!

15. Trabaja en el departamento de relaciones públicas de ……..

Sam Poullain, ejecutivo de relaciones públicas, consiguió el plan perfecto: «En un vuelo reciente de Londres a Edimburgo tuve el placer de conseguir que me sentaran en el asiento 6A, que los lectores más leales saben que es el asiento perfecto, según una votación realizada entre miles de viajeros. No sé si el personal de British Airways conocía mi papel en dicha encuesta o si simplemente me dieron ese asiento porque venía de un vuelo de 13 horas desde Singapur. Pero sea como fuere, sentarme en el asiento con más espacio para las piernas (mido 1,87m) fue la forma perfecta de acabar un largo viaje. Por desgracia, me dieron croissants y no champán ya que eran las siete de la mañana, pero no se puede tener todo.»

Y por último… ¿deberías pedir que te suban de categoría?

En este tema hay mucha controversia. Andrew Phillips insiste: «¡Siempre te dirán que no!» Sin duda, no le salió bien a Bryony Smith, responsable de mercado del Reino Unido. Según nos cuenta: «En nuestra luna de miel a México con Continental Airlines nos pusieron en turista. Diez minutos antes de despegar vimos que el vuelo estaba medio vacío, incluida la clase business. Le dijimos a la azafata que estábamos de luna de miel y que si nos podían dar un asiento en una categoría mejor. Fue a consultarlo, volvió y nos dijo que no. Pero como recompensa nos ofreció una copa de champán. En serio, ¡el vuelo iba medio vacío!»

 

{snippet 2}

Deja un comentario

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba